¿Cómo ser auxiliar de enfermería?

ActualidadLinkia FP

No hay duda de que la profesión de auxiliar de enfermería, que oficialmente se denomina Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE), es una de las que mejores perspectivas laborales tiene para el futuro inmediato y a largo plazo. Y muchos estudiantes de cualquier edad y género se están planteando dedicarse a ello. Por eso, en este post te contamos cómo ser auxiliar de enfermería: cuáles son los requisitos y cómo alcanzarlos

Requisitos académicos para ser auxiliar de enfermería 

Para desarrollar esta profesión entran en juego una serie de cuestiones personales, como la vocación o la entereza psicológica para trabajar con enfermos. Pero más allá de ello, hay un requisito verdaderamente imprescindible si te estás planteando cómo ser auxiliar de enfermería: tener el título que te habilite para ello, es decir, el de Técnico Medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería.

Solo cabe mencionar una excepción: cuando la situación sanitaria es de extrema gravedad y hay escasez de auxiliares de enfermería, lo que obligaría a contratar personal con carácter inmediato y en gran volumen. En ese contexto, las administraciones pueden tomar medidas temporales para flexibilizar los requisitos, pero en ningún caso se mantienen como algo definitivo. 

El ejemplo de ello lo pudimos observar en la primavera de 2020, en plena primera ola de la pandemia de la Covid-19, cuando la emergencia sanitaria y las numerosas bajas por enfermedad o cuarentena en las plantillas obligaron a tomar esta medida.

Cómo aspirar a este título de grado medio 

Para obtener el título de auxiliar de enfermería o TCAE hay que formarse para ello y superar las pruebas pertinentes, puesto que se trata de una profesión técnica y de gran responsabilidad que no se puede aprender sobre la marcha. En este sentido, hay dos opciones: la de realizar el Grado Medio de Auxiliar de Enfermería o bien presentarse de forma independiente a los exámenes oficiales cada año. 

Obtener el título con el ciclo formativo 

Sin duda, si te estás planteando cómo ser auxiliar de enfermería, esta es la opción más recomendable. Tanto por probabilidades de éxito como por la solidez de la formación recibida, que imparten docentes expertos en la profesión.

Su plan de estudios está regulado oficialmente y es igual en todos los centros que lo ofertan: 1.400 horas de formación teórica y práctica, repartidas en 9 módulos que se pueden completar en un periodo variable según las necesidades del estudiante, aunque lo habitual suele ser dos semestres de formación teórica y otro de prácticas en el centro de trabajo.

Como requisito académico para poder matricularse en este ciclo formativo, el estudiante debe estar en posesión de uno de estos títulos:

  • ESO (Educación Secundaria Obligatoria)
  • Prueba de Acceso a Grado Medio
  • BUP (Bachillerato Unificado Polivalente), para quienes cursaron este nivel de estudios antes de su desaparición definitiva en 2000
  • Uno equivalente o superior a los anteriores, por ejemplo otro grado medio o un título universitario

Los centros que imparten este ciclo formativo se reparten por todas las provincias de España, cuando se trata de modalidad 100% presencial, pero también es posible hacerlo a distancia a través de Linkia FP. Esta es la opción ideal para muchas personas, como por ejemplo quienes no tienen un centro de formación cerca de su domicilio. O simplemente para aquellos que prefieren estudiar en casa por razones personales, como la incompatibilidad horaria. Una formación a distancia que, no obstante, no prescinde de clases virtuales con profesores ni de material didáctico de calidad. Aquí tienes un post en el que analizamos las ventajas y desventajas de estudiar online.

Obtener el título mediante exámenes oficiales 

También existe la posibilidad de presentarse a los exámenes de manera independiente, lo que se conoce como Pruebas Libres u obtención directa, sin matricularse en este ciclo formativo en ningún centro. Sin embargo, es una opción muy desaconsejable por su dificultad y que solo suele ser empleada por algunos profesionales que, por unas razones u otras, necesitan superar un determinado módulo nada más.

En cambio, obtener el título completo de Técnico Medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería resulta un reto muy complicado. Estudiar sin las lecciones de un profesional o ni tan siquiera unas mínimas orientaciones dificultan esta modalidad. Y, además, no exime de realizar las prácticas en centros de trabajo, salvo que se pueda acreditar una experiencia prolongada realizando labores similares.

Los requisitos personales para optar a esta vía son también más exigentes, como por ejemplo la edad: es necesario tener 18 años cumplidos, además de alguno de los títulos arriba indicados (ESO, BUP, Prueba de Acceso a Grado Medio o equivalentes o superiores). Estas pruebas libres las convoca cada comunidad autónoma, con periodicidad anual y en centros formativos oficiales.

Cómo ser auxiliar de enfermería en el sistema público de salud 

 

El título oficial de TCAE te ofrecerá muchas salidas, como ser auxiliar de enfermería en un centro hospitalario privado o en una residencia geriátrica privada (aquí puedes consultar las salidas profesionales de FP en Cuidados Auxiliares de Enfermería). Pero hay otra importante puerta que requiere de otro examen de acceso: el sistema público de salud de cada comunidad autónoma. Es lo que a menudo se conoce como ‘Oposiciones a Auxiliar de Enfermería’, aunque las comunidades emplean otros nombres, como ‘Pruebas selectivas para TCAE’.

La convocatoria de estas pruebas selectivas depende de diferentes factores y, aunque es periódica, no tiene por qué ser anual. Cada comunidad las convoca en función de sus necesidades, presupuesto o estrategia política, por lo que no queda otra opción que estar al tanto de las novedades al respecto.

Y una vez superadas estas pruebas selectivas, se pasa a formar parte de una bolsa de trabajo público en la que, según la calificación, se puede tener la consideración de interino o alcanzar la ansiada plaza fija. Los hospitales, los centros de salud o las residencias públicas son los principales nichos de trabajo, aunque cada comunidad puede ofertar otros puestos para esta categoría profesional. 

No hay duda de que la profesión de auxiliar de enfermería, que oficialmente se denomina Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE), es una de las que mejores perspectivas laborales tiene para el futuro inmediato y a largo plazo. Y muchos estudiantes de cualquier edad y género se están planteando dedicarse a ello. Por eso, en este post te contamos cómo ser auxiliar de enfermería: cuáles son los requisitos y cómo alcanzarlos

Requisitos académicos para ser auxiliar de enfermería 

Para desarrollar esta profesión entran en juego una serie de cuestiones personales, como la vocación o la entereza psicológica para trabajar con enfermos. Pero más allá de ello, hay un requisito verdaderamente imprescindible si te estás planteando cómo ser auxiliar de enfermería: tener el título que te habilite para ello, es decir, el de Técnico Medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería.

Solo cabe mencionar una excepción: cuando la situación sanitaria es de extrema gravedad y hay escasez de auxiliares de enfermería, lo que obligaría a contratar personal con carácter inmediato y en gran volumen. En ese contexto, las administraciones pueden tomar medidas temporales para flexibilizar los requisitos, pero en ningún caso se mantienen como algo definitivo. 

El ejemplo de ello lo pudimos observar en la primavera de 2020, en plena primera ola de la pandemia de la Covid-19, cuando la emergencia sanitaria y las numerosas bajas por enfermedad o cuarentena en las plantillas obligaron a tomar esta medida.

Cómo aspirar a este título de grado medio 

Para obtener el título de auxiliar de enfermería o TCAE hay que formarse para ello y superar las pruebas pertinentes, puesto que se trata de una profesión técnica y de gran responsabilidad que no se puede aprender sobre la marcha. En este sentido, hay dos opciones: la de realizar el Grado Medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería o bien presentarse de forma independiente a los exámenes oficiales cada año. 

Obtener el título con el ciclo formativo 

Sin duda, si te estás planteando cómo ser auxiliar de enfermería, esta es la opción más recomendable. Tanto por probabilidades de éxito como por la solidez de la formación recibida, que imparten docentes expertos en la profesión.

Su plan de estudios está regulado oficialmente y es igual en todos los centros que lo ofertan: 1.400 horas de formación teórica y práctica, repartidas en 9 módulos que se pueden completar en un periodo variable según las necesidades del estudiante, aunque lo habitual suele ser dos semestres de formación teórica y otro de prácticas en el centro de trabajo.

Como requisito académico para poder matricularse en este ciclo formativo, el estudiante debe estar en posesión de uno de estos títulos:

  • ESO (Educación Secundaria Obligatoria)
  • Prueba de Acceso a Grado Medio
  • BUP (Bachillerato Unificado Polivalente), para quienes cursaron este nivel de estudios antes de su desaparición definitiva en 2000
  • Uno equivalente o superior a los anteriores, por ejemplo otro grado medio o un título universitario

Los centros que imparten este ciclo formativo se reparten por todas las provincias de España, cuando se trata de modalidad 100% presencial, pero también es posible hacerlo a distancia a través de Linkia FP. Esta es la opción ideal para muchas personas, como por ejemplo quienes no tienen un centro de formación cerca de su domicilio. O simplemente para aquellos que prefieren estudiar en casa por razones personales, como la incompatibilidad horaria. Una formación a distancia que, no obstante, no prescinde de clases virtuales con profesores ni de material didáctico de calidad. Aquí tienes un post en el que analizamos las ventajas y desventajas de estudiar online.

Obtener el título mediante exámenes oficiales 

También existe la posibilidad de presentarse a los exámenes de manera independiente, lo que se conoce como Pruebas Libres u obtención directa, sin matricularse en este ciclo formativo en ningún centro. Sin embargo, es una opción muy desaconsejable por su dificultad y que solo suele ser empleada por algunos profesionales que, por unas razones u otras, necesitan superar un determinado módulo nada más.

En cambio, obtener el título completo de Técnico Medio en Cuidados Auxiliares de Enfermería resulta un reto muy complicado. Estudiar sin las lecciones de un profesional o ni tan siquiera unas mínimas orientaciones dificultan esta modalidad. Y, además, no exime de realizar las prácticas en centros de trabajo, salvo que se pueda acreditar una experiencia prolongada realizando labores similares.

Los requisitos personales para optar a esta vía son también más exigentes, como por ejemplo la edad: es necesario tener 18 años cumplidos, además de alguno de los títulos arriba indicados (ESO, BUP, Prueba de Acceso a Grado Medio o equivalentes o superiores). Estas pruebas libres las convoca cada comunidad autónoma, con periodicidad anual y en centros formativos oficiales.

Cómo ser auxiliar de enfermería en el sistema público de salud 

 

El título oficial de TCAE te ofrecerá muchas salidas, como ser auxiliar de enfermería en un centro hospitalario privado o en una residencia geriátrica privada (aquí puedes consultar las salidas profesionales de FP en Cuidados Auxiliares de Enfermería). Pero hay otra importante puerta que requiere de otro examen de acceso: el sistema público de salud de cada comunidad autónoma. Es lo que a menudo se conoce como ‘Oposiciones a Auxiliar de Enfermería’, aunque las comunidades emplean otros nombres, como ‘Pruebas selectivas para TCAE’.

La convocatoria de estas pruebas selectivas depende de diferentes factores y, aunque es periódica, no tiene por qué ser anual. Cada comunidad las convoca en función de sus necesidades, presupuesto o estrategia política, por lo que no queda otra opción que estar al tanto de las novedades al respecto.

Y una vez superadas estas pruebas selectivas, se pasa a formar parte de una bolsa de trabajo público en la que, según la calificación, se puede tener la consideración de interino o alcanzar la ansiada plaza fija. Los hospitales, los centros de salud o las residencias públicas son los principales nichos de trabajo, aunque cada comunidad puede ofertar otros puestos para esta categoría profesional. 

Introduce tu comentario

Quiénes somos
Nuestros cursos
Descubre todos nuestros ciclos formativos a distancia
Ver cursos