• Home
  • >>
  • Actualidad
  • >>
  • Las 8 cualidades de un buen maestro de infantil
  • Las 8 cualidades de un buen maestro de infantil

    ActualidadLinkia FP

     

    Si te gusta enseñar y te apasionan los niños, ser maestro de infantil es una opción que encaja perfectamente con tu perfil. La importancia de la Educación Infantil desde temprana edad está adquiriendo especial reconocimiento durante estos últimos años. Por esta misma razón, también se presta una mayor atención a las cualidades de un buen maestro de infantil. Si quieres descubrir cuáles son, has llegado al lugar indicado. 

    Además, en caso de que te estés preguntando qué estudiar para ser profesor de infantil, en Linkia FP tenemos la formación perfecta para ti: el Grado Superior en Educación Infantil a distancia

    Las principales cualidades de un buen maestro de infantil 

    Tras nuestra larga trayectoria en este tipo de formación, hemos determinado que las principales cualidades de un buen maestro de infantil son las que te exponemos a continuación. ¿Cumples con ellas? 🙂

     

    1. Entusiasmo por los niños 

    La principal característica con la que debe cumplir todo buen maestro de infantil es su entusiasmo por los más pequeños. Una pasión que vaya más allá de disfrutar de su compañía, pues por encima de todo debe prevalecer el amor por ofrecerles una buena enseñanza y ser ejemplo de buenos valores. 

     2. Paciencia y (buen) humor 

    Trabajar con niños pequeños todos los días requiere mucha paciencia. Aunque cada niño es un mundo, lo cierto es que la naturaleza de su edad hace que sean revoltosos, con períodos de atención cortos y poco autocontrol. Enfrentarse a ello puede resultar todo un desafío. Por ello, los maestros de infantil deben ser perseverantes y afrontar las situaciones más estresantes con paciencia y buen humor: solo así podrán soportar los altibajos de la profesión. 

    3. Habilidades de observación y comunicación

    Los maestros deben haber adquirido habilidades efectivas (y afectivas) no solo para comunicarse son los más pequeños, sino también para observarles y transmitir cualquier problema a sus padres. Solo de esta forma el pequeño podrá recibir la ayuda que necesite no solo en el centro escolar, sino también en casa. Cuanto más eficazmente pueda el maestro o maestra comunicarse, más gratificante y positivo será su trabajo.

    4. Respeto a las diferencias 

    Cada niño acude a la escuela con una personalidad y un estilo de aprendizaje únicos. Para que cada uno reciba una educación adecuada, es tarea del maestro aceptar y saber abordar las diferencias de cada niño. De lo contrario, si los pequeños viven en un clima de intolerancia, se creará una atmósfera que no les permitirá desarrollarse en plenitud. 

    5. Creatividad y flexibilidad 

    Planificar lecciones que involucren y entusiasmen a los niños pequeños mientras también les educan requiere un alto grado de creatividad. Y, por otro lado, adaptar las lecciones a los estilos de aprendizaje individuales requiere flexibilidad, una cualidad que también facilitará al profesional poder afrontar distintos problemas del día a día e improvisar sobre ellos. ¡Un maestro de éxito utilizará la creatividad y la flexibilidad para hacer que cada día sea positivo para ella y para la clase!

    6. Brindar confianza y compasión 

    Un gran maestro debe saber ganarse la confianza de los niños para que estos se sientan cómodos al expresarse y no repriman posibles preocupaciones. Sobre todo en los casos de aquellos pequeños que necesitan más apoyo. Por ello, una de las grandes cualidades de un buen maestro de infantil es brindar apoyo y ser compasivo ante cualquier error: solo así será capaz de generar un clima cómodo y de confianza completa. 

    7. Energía e innovación 

    El aburrimiento de los niños es uno de los grandes enemigos a batir. Por eso, es indispensable que unas de las cualidades de un buen maestro sean su energía y su capacidad de innovar. Caer en actividades demasiado rutinarias puede terminar derivando en la desmotivación de los más pequeños, e incluso del mismo profesor. Mantener una actitud positiva y una propuesta de actividades dinámicas que permitan la participación de toda la clase será un aspecto clave. 

    8. Organización

    Y cómo para cualquier ámbito de la vida, la última de las cualidades de un buen maestro infantil (no por ello la menos importante) es la organización. No en vano, es su función organizar el aula, cubrir el plan de estudios a lo largo del curso, mantener el material de clase en buen estado, hacer un seguimiento de cada alumno… Todas estas tareas pueden resultar en ocasiones abrumadoras, por lo que organizarse adecuadamente resulta de vital importancia a la hora de sobrellevarlas con éxito. Además, esta capacidad organizativa, también se transmitirá a los niños y, con suerte, acabarán adquiriendo algunos rasgos. 

     

    Esperamos que nuestro listado de cualidades de un buen maestro de infantil te haya resultado esclarecedor y, sobre todo, útil. Si crees que cumples con todas ellas, o que podrías llegar a cumplirlas a futuro porque te desborda tu pasión por los niños, en Linkia FP te esperaremos para encargarnos de tu formación y acompañarte en tu inmersión laboral. 🙂 

     

    Introduce tu comentario

    Quiénes somos
    Nuestros cursos
    Descubre todos nuestros ciclos formativos a distancia
    Ver cursos