• Home
  • >>
  • Actualidad
  • >>
  • ¿Cómo saber a qué me quiero dedicar? 6 consejos para descubrirlo
  • ¿Cómo saber a qué me quiero dedicar? 6 consejos para descubrirlo

    ActualidadConsejosLinkia FP

    Una de las preguntas que todos nos hacemos a lo largo de nuestra vida es “¿Cómo saber a qué me quiero dedicar?”. Tener dudas al respecto es algo completamente humano y, de hecho, necesario para averiguar cuáles son nuestros verdaderos objetivos. Por desgracia, muchos estudiantes no se dan cuenta de que han elegido erróneamente sus estudios hasta que se ven de lleno en ellos. Y es una de las principales razones por las cuales muchos deciden volver a estudiar a los 35 años o más.

    Sí tú también te encuentras en esta fase, has llegado al lugar adecuado: te damos algunos consejos que te pueden ayudar a descubrirlo. 

    ¿Cómo saber a qué me quiero dedicar? Nuestros consejos 

    Los consejos que te damos para responder a tu inquietud sobre a qué te quieres dedicar, no son inamovibles ni excluyentes. Tómalos como reflexiones que pueden ser válidas por separado o en su totalidad. 

    1. Busca tu vocación 

    Preguntarte a ti mismo “¿Cómo saber a qué me quiero dedicar?” indica que estás buscando tu vocación. Al hablar de “querer” y no de “deber”, estás aludiendo a un deseo interno, no a una obligación. Para la gran mayoría, esa es una de las grandes aspiraciones en la vida. Y nadie mejor que Confucio lo expresó con palabras: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. 

    Estas líneas van precisamente de eso. Por ejemplo, si eres una persona solidaria, empática o protectora, puedes echar un vistazo a nuestro post sobre qué estudiar si quieres ayudar a los demás: enfermería o auxiliar de enfermería, policía, terapia ocupacional, psicología… Si te apasionan los ordenadores, tu vocación está en la informática. Si amas los coches, en la automoción… Por suerte, actualmente existen estudios relacionados con todo tipo de intereses.

    2. Imagina tu ‘yo’ del futuro 

    ¿Has probado alguna vez a imaginarte cómo será tu vida de aquí a 10, 20 o 40 años? Siendo realistas, será difícil que aciertes. Sin embargo, establecer un modelo de ‘vida ideal’ te guiará para acercarte lo máximo posible a ella y establecer unas prioridades y propósitos a tu día a día. Cuanto menor sea la distancia que te separe de esa vida ideal, mayor será tu felicidad. 

    3. Descarta lo que no va contigo 

    Puede que sea difícil descubrir a la primera lo que te gusta. Pero seguro que te será más fácil conocer aquello que no te gusta. Haz un juego de antónimos y descarta el que peor te suene. Por ejemplo: ¿Trabajo físico o intelectual? ¿Tareas manuales o informáticas? ¿Con adultos, ancianos o niños? ¿De letras o de ciencias? ¿Un empleo creativo o uno mecánico para ‘pensar’ lo menos posible? ¿Profesional autónomo o asalariado para minimizar riesgos? Y así, con otros muchos ejemplos.

    4. Observa tu entorno 

    Muchas personas se dedican al mismo oficio que sus padres o sus familiares por mantener la tradición familiar, aunque no tengan vocación para ello. Otros, en cambio, lo eligen porque lo conocen de primera mano y saben las ventajas que proporciona. En tu caso, puedes fijarte en ello para cualquiera de las dos decisiones: elegir o descartar. Y no solo en el caso de tu familia: inspírate en las profesiones de tus personas más cercanas y trata de imaginarte en ellas. ¿Cuáles te satisfarían más?

    5. Fíjate en lo que rodea a cada trabajo 

    Más allá de las tareas que implica un determinado trabajo, hay otros factores ‘colaterales’ que debes tener en cuenta, pues unas veces lo hacen más atractivo… y otras lo convierten en un suplicio. Y es algo totalmente subjetivo, pues para uno será lo primero y para otros, lo segundo. 

    Por ejemplo: ¿te gustaría que tu trabajo implicara viajar? ¿Quieres trabajar desde casa? ¿Te fascinan las innovaciones tecnológicas o eres más de la vieja escuela? ¿Eres fuerte mentalmente para afrontar situaciones complicadas? Respóndete a estas preguntas, es posible que encuentres información más útil de lo que imaginabas a la hora de valorar opciones.

     

    6. El dinero, un factor diferencial 

    “¿Cómo saber a qué me quiero dedicar?” no es la única pregunta importante de este post. Hay otra que lo puede cambiar todo radicalmente: “¿El dinero es lo más determinante para mi?”. Para todo el mundo es importante y nadie trabaja gratis, pues si no se tienen unos ingresos mínimos resultaría imposible llevar una vida digna. Pero la clave está en la altura a la que pongas ese listón para alcanzar la felicidad: si para ti ese reto va ligado a unos ingresos altos, la cuestión de la vocación puede pasar a un segundo plano. En ese caso, puedes indagar en las profesiones mejor pagadas de la actualidad.

    Si consigues aunar vocación y altos ingresos, entonces habrás encontrado la combinación soñada. Pero tampoco debes obsesionarte con ello, pues la carrera laboral es larga y pocos son los que consiguen un sueldo elevadísimo en sus primeros años como profesional. 

    En cambio, sí debes centrar tus esfuerzos en elegir la mejor opción de enseñanza para alcanzar esos objetivos. Es decir, una modalidad educativa que te forme para desempeñar ese trabajo y que te resulte atractiva. Esa es la combinación que ofrecemos en todos los cursos a distancia de Linkia FP: nuestros ciclos medios y superiores se pueden realizar desde casa, de manera flexible para compatibilizar tus estudios con tu vida personal.

    Introduce tu comentario

    Quiénes somos
    Nuestros cursos
    Descubre todos nuestros ciclos formativos a distancia
    Ver cursos