• Home
  • >>
  • Actualidad
  • >>
  • Técnicas de concentración para garantizar tu rendimiento
  • Técnicas de concentración para garantizar tu rendimiento

    ActualidadConsejos

    Se cree que los niveles de concentración durante los estudios tienden a disminuir a medida que aumentan las horas invertidas. Para evitar una disminución del rendimiento, en las instituciones educativas, los profesores acostumbran a dar descansos durante sus clases para que los estudiantes se refresquen y se concentren más en sus estudios cuando regresen. Pero éste no solo es un problema asociado a los estudios, sino que también suele ocurrir en organizaciones corporativas. De hecho, en muchas empresas, los empleados reciben descansos durante su jornada laboral. ¿Se puede hacer algo para aumentar la concentración y así garantizar el rendimiento? La respuesta es “sí”. ¡Sigue leyendo!

    ¿Qué hacer para garantizar el rendimiento?

    En momentos de fracaso, es importante asumir la responsabilidad y comprometerse a realizar un plan para cambiar. Ya sea que tus calificaciones bajen en un ciclo superior de FP, o simplemente no estés logrando tu objetivo, nunca es demasiado tarde o demasiado temprano para aplicar ciertos cambios a tus hábitos de estudio. Es más, la mayoría de estas técnicas las puedes aplicar también en cualquier otro ámbito de la vida.

    1. Haz un plan

    Siempre es recomendable que tengas un plan para lo que sea que estés haciendo. Cuando te sientes a trabajar sin haber planeado tus tareas previamente, puedes correr el riesgo de quedarte estancado en actividades como revisar correos electrónicos, mensajería instantánea y navegar por Internet. Sin un propósito, estás perdiendo el tiempo. Te encontrarás distraído por una variedad de pensamientos molestos en lugar de dedicar toda tu atención a una tarea importante.

    2. Medita

    La práctica de la meditación definitivamente mejorará nuestros poderes de concentración. En realidad, cuando tratamos de meditar, lo primero que debemos dominar es la concentración. Tomarse unos minutos o unas horas al día para meditar te dará la oportunidad de trabajar específicamente en otras técnicas de concentración.

    Elige un lugar para concentrarte

    Obviamente, algunos lugares son mejores que otros. Las bibliotecas, las salas de estudio y las salas privadas son las mejores opciones. Sobre todo, el lugar que elijas no debería distraerte. Intenta mantenerte alejado de otras personas si quieres concentrarte en tu trabajo.

    Controlar la alimentación

    Además, si deseas dominar las artes de la concentración, desarrolla una dieta controlada y equilibrada. Comer en exceso crea una gran carga de digestión y puede hacerte sentir incómodo y con sueño. Comer platos más ligeros y saludables pueden ayudarte a maximizar tu capacidad de concentración. Como dijo Thomas Jefferson, rara vez lamentamos comer muy poco. Es probable que descubras que necesitas menos comida para satisfacerte de lo que crees.

    Hacer ejercicio con regularidad

    La capacidad de concentración depende mucho de nuestro bienestar físico. Si estamos cansados, insalubres y afectados por numerosas dolencias menores, la concentración será más difícil de conseguir. Por supuesto, alcanzar un estado de concentración aún es posible, pero es más difícil. Sin embargo, tenemos que intentar hacernos la vida más fácil; necesitamos dar una alta prioridad a nuestra salud física. Es por eso por lo que dormir lo suficiente, mantenerse físicamente en forma, mantener un peso saludable y hacer ejercicio regularmente es sumamente importante.

    Consejos para los estudios y el mundo profesional

    Presta más atención

    Evita soñar despierto y concéntrate en lo que está sucediendo, ya sea en alguna de las clases virtuales de tu ciclo superior de Formación Profesional a distancia o en una reunión en el trabajo. Si prestas atención seguro que en clase, por ejemplo, el docente te dará alguna pista sobre los contenidos más interesantes y los que pueden caer en el examen. Además, podrás comprender el concepto que se te está enseñando de una manera más rápida y formular las preguntas correspondientes en el preciso momento antes que irte con alguna duda que pueda pasarte factura más adelante.

    Hacer preguntas

    Dicen que más vale preguntar mil veces que quedarse con la duda. Toma buena nota de esto, ya sea para tus estudios o para tu futuro laboral. Este punto va junto con la idea de concentrarse en los estudios, ya que podrás identificar cosas que no entendiste a la primera y podrás, por tanto, salir de dudas si se las preguntas a tu compañero o al profesor.

    Toma nota

    Muchos estudiantes no aprueban sus tareas o exámenes debido a la falta de habilidades para tomar notas. Estas notas serán tu fuente de información para todo lo que tienes que hacer a la hora de entregar trabajos. Como resultado, asegúrate de que tus apuntes sean legibles, útiles y organizadas. Además, a nivel laboral tomar notas es muy positivo de cara a poder realizar con posterioridad el encargo que te hayan hecho correctamente.

    Hacer revisiones y prácticas

    Una de las razones principales por las que se obtienen notas bajas es la falta de práctica y revisión. De ahí que sea tan importante revisar las notas. Además, los exámenes prácticos son una gran idea para comenzar, para que puedas identificar tus debilidades y trabajar en ellas. Date el tiempo suficiente para revisar para no estresarte por la falta de tiempo.

    No pospongas tus tareas

    Muchas personas prefieren dejar sus tareas pendientes hasta el día anterior a la fecha de vencimiento. Esto es una práctica muy habitual, pero nada recomendable, ya que tendrás una gran carga de trabajo, te sentirás más cansado y, por ende, tu concentración podría disminuir. Para evitar tener una gran carga de trabajo, debes hacer tu trabajo a diario. No esperes a la noche anterior para preparar tus entregas.

    Organízate mejor

    Probablemente la mejor manera de mejorar tu vida en general y tu vida académica en particular es organizarse. Haz una carpeta para cada tema y coloca allí todos los documentos relacionados con ese tema. Es importante que, al menos un día a la semana, te dediques a revisar tus carpetas y desechar los papeles que no necesitas. Además, comienza a utilizar una agenda para anotar los plazos de entrega. Ser ordenado te ayudará a mejorar también tu nivel de concentración.

    En definitiva, las claves principales para concentrarse en las tareas que se estén realizando pasan por descansar regularmente y tener muy presente los objetivos del trabajo. Así y siguiendo estas técnicas de concentración conseguirás todos tus propósitos.

    Introduce tu comentario

    Quiénes somos
    Nuestros cursos
    Descubre todos nuestros ciclos formativos a distancia
    Ver cursos