SOLICITA + INFORMACIÓN whatsapp

¿Qué hace un administrador de finanzas?

Todas y cada una de las acciones que realiza una empresa tienen un mismo objetivo final: que las cuentas arrojen un saldo positivo. Cuanto mayor sea dicho saldo, mejor, como es lógico. Y ahí es donde se encuadran las funciones del administrador de finanzas, que en este post analizamos a fondo.

Qué es un administrador de finanzas

Un administrador de fianzas, también llamado administrador financiero, es un profesional que trabaja en el departamento de contabilidad de una compañía y contribuye a que la gestión de sus recursos económicos sea el adecuado.

Como es lógico, se trata de un cometido de gran responsabilidad, que implica el conocimiento de información confidencial a la que no pueden acceder otros miembros de la empresa. Por ello, lo habitual es que todas las acciones que realice este administrador sean siempre a partir de órdenes dadas por cargos superiores en el orden jerárquico de la compañía. 

Un administrador financiero puede asumir mayor responsabilidad en las pequeñas empresas, donde a menudo el departamento de contabilidad está formado por este único profesional, pero en última instancia necesitará del Ok del propietario o director de la misma a la hora de tomar decisiones importantes.

Qué hace un administrador financiero: funciones

Para llevar a cabo su cometido de contribuir a la correcta gestión de los recursos económicos de la empresa, el administrador financiero realiza funciones específicas como las siguientes.

Realizar los cálculos de contabilidad

En estos cálculos se pueden incluir los relacionados con las obligaciones fiscales, el pago a proveedores, las nóminas de los empleados, etc. Para ello, deberá dominar no solo el software utilizado por la empresa, sino también los conceptos técnicos que están detrás de ello: pasivos, capital contable, depreciaciones, dividendos, etc.

Elaborar documentos de carácter económico

Los más habituales son las facturas, las facturas proforma y los presupuestos, pero puede haber otros, incluso los que tienen un carácter interno como informes del estado de cuentas o inventarios de bienes.

Registrar y clasificar dichos documentos

No basta con elaborar los documentos antes citados, sino que también es imprescindible clasificarlos y archivarlos adecuadamente, ya sea para consultas propias relacionadas con la contabilidad o para facilitar información a la Agencia Tributaria u otro organismo cuando así lo solicite.

Llevar un control de tesorería

Una de las funciones del administrador de finanzas puede ser la de controlar en todo momento el flujo de caja, lo que permitirá a la empresa afrontar los gastos más inmediatos relacionados con el día a día, como el pago a proveedores.

Presentar documentos ante diferentes instancias

Algunas empresas y profesionales derivan la presentación de declaraciones fiscales y otros documentos a gestorías externas, pero otras prefieren asumirlo directamente mediante los profesionales de su departamento de contabilidad. En este último caso, eso es algo que hace un administrador de finanzas, ya sea de manera telemática o acudiendo en persona a las oficinas correspondientes.

Qué estudiar para ser un administrador de finanzas

Las labores que realiza un administrador de finanzas son complejas y de gran responsabilidad, incluso si están supervisadas por otros cargos superiores en la empresa. Por eso, para realizar adecuadamente este trabajo es imprescindible contar con una óptima formación académica. 

En este sentido, la opción más elegida y también la más recomendable es la de estudiar un Ciclo Formativo de Grado Superior en Administración y Finanzas. Se trata de un ciclo de FP de 2.000 horas, repartidas habitualmente en dos cursos académicos. Pero si lo realizas a través de Linkia FP, puedes adaptarlo a tu tiempo, puesto que se trata de formación online a distancia. Eso permite una gran flexibilidad para compatibilizarlo con otras obligaciones. 

Además, nuestro método se basa en herramientas digitales de última generación, lo que supone un magnífico rodaje para lo que el titulado o titulada se encontrará posteriormente en el mundo de la administración de finanzas, donde se utilizan programas de software muy especializados.