Solicita información

Solicita más información

¿Alguna pregunta? Consúltanos y te llamamos

Gracias por contactar con Linkia FP

En breve un asesor se pondrá en contacto contigo para resolver todas tus consultas

Qué son los mapas mentales y cómo usarlos para estudiar

Qué son los mapas mentales y cómo usarlos para estudiar

Existen muchas técnicas de estudio efectivas y cada uno tiene las suyas: subrayar, hacer resúmenes, recitar en voz alta… Todas tienen sus pros y sus contras, aunque eso no impide que puedan ser compatibles entre sí dentro de tu estrategia de organización para estudiar. En cualquier caso, no te vendrá mal conocer otra opción que ha ganado muchos adeptos en los últimos años. Con el firme propósito de optimizar al máximo tu estudio, en Linkia FP nos encanta compartir contigo los mejores consejos para estudiar. Y hoy queremos centrarnos en qué son los mapas mentales y cómo sacarles todo el rendimiento posible en tus sesiones de estudio.

 ¿Qué son los mapas mentales? 

Se puede decir de los mapas mentales que son diagramas, dibujos geométricos, que se elaboran para representar visualmente una idea o una lección. Esa idea o lección sufre así una transformación: pasa de ser un simple texto, o algo abstracto en la mente del estudiante (de ahí su nombre de mapa mental), a algo reconocible ante sus ojos.

Los mapas mentales, que en ocasiones son llamados ‘mapas conceptuales’, pueden entenderse también a través de la metáfora de su nombre: el diagrama puede verse como un auténtico mapa, cuyas ideas interconectadas pueden formar rutas o redes, al estilo de un plano del Metro, por ejemplo.

Los elementos que componen un mapa mental 

Un mapa visual se compone de diferentes elementos, sobre todo:

  • Nodos: son las casillas del mapa, y normalmente hay un nodo central desde el que surgen todos (o casi todos) los demás.
  • Ramas: son las líneas que unen los nodos.
  • Conectores: son palabras que se sitúan sobre las ramas para darle sentido a estas. A menudo son preposiciones o conjunciones.

Las ventajas de los mapas mentales

Los mapas mentales son muy utilizados por estudiantes de cualquier nivel, puesto que facilitan varias cuestiones clave a la hora de estudiar: 

  • Permiten extraer lo verdaderamente importante de un tema, ejerciendo de efectivo filtro entre lo relevante y lo secundario, que puede quedarse fuera de este mapa.

 

  • Permiten jerarquizar las ideas, utilizando distintos niveles, tamaños de letra u otros recursos.

 

  • Permiten asociar ideas, pues en un mapa visual los conceptos deben ir unidos entre sí para denotar la relación. De no existir esa unión entre conceptos, estaríamos ante otro formato: la nube de tags o nube de etiquetas.

 

  • Facilitan la memorización de los conceptos clave, no para repetirlos más tarde como un autómata sino para retenerlos en la mente y, desde ahí, desarrollar progresivamente su explicación.

 

Los mapas mentales se pueden emplear en cualquier tipo de lección, asignatura o curso, ya sea de letras o de ciencias. Por ello, se pueden usar como herramienta de estudio en cualquiera de nuestros ciclos formativos: desde el Grado Superior en Agencias de Viajes y Gestión de Eventos a distancia hasta el Grado Superior en Dietética Deportiva a distancia, pasando por cualquiera de la familia de Informática y Comunicaciones o de Servicios Socioculturales y a la Comunidad.

¿Cómo sacar el máximo rendimiento de los mapas mentales?

Los mapas mentales, que son ya una técnica muy popular entre los estudiantes, pueden resultar muy eficaces si se tienen en cuenta una serie de consejos. Te los exponemos a continuación.

1. Cuanto más concisos, mejor 

La fortaleza del mapa visual es la concisión. Lo ideal sería que los nodos estuvieran formados por un sólo término, pues el exceso de información dificulta su memorización y su recuerdo. 

2. Mucho mejor si son propios </h3>

Es habitual encontrar en libros de texto estos mapas mentales, que son incluidos por las editoriales como método de ayuda para la comprensión de la lección. Pero cabría tomarlo más bien como un ejemplo, pues el mapa mental verdaderamente eficaz es aquel que realiza uno mismo. Al hacerlo desde la nada, el estudiante tendrá que ir ‘tirando del hilo’ y uniendo las ideas por sí solo, denotando que ha entendido la lección. Y, al releer los puntos clave, se activará el mecanismo de recuerdo de lo aprendido.

3. Deben ser lógicos 

Los mapas visuales deberían caracterizarse por una lógica de conjunto, no como una mera unión de ideas con una relación débil entre sí. Por ejemplo, si el discurso tiene un punto de partida y un destino final, ese mapa podría optar por un formato de ruta con etapas, con conceptos ligados por flechas. O si los conceptos guardan una clara relación jerárquica entre sí, el diagrama así lo debe reflejar. Sin lógica, el mapa mental se vuelve confuso y se convierte en una maraña de ideas difíciles de relacionar.

4. Emplea distintos colores y tamaños 

Los colores aumentan el poder visual de los mapas mentales, que son ya muy llamativos de por sí. Usar un mismo color en los nodos de una rama puede ayudarte a recordarlos. Los tamaños, por su parte, pueden ayudar a priorizar o jerarquizar los conceptos.

5. Diseños originales, en clave positiva 

Inconscientemente, la memoria tiende a recordar mejor lo que nos resulta agradable. Por ello, el mapa mental puede adoptar un diseño original, sorprendente e incluso simpático, sin descartar notas de humor. Ejemplos de ello hay muchos, como el mencionado plano de Metro en el que las líneas son las ramas y los nodos son las estaciones. Pero también dan mucho juego los árboles, las flores con forma de margarita, ciertos animales como los pulpos, etc. ¡La imaginación al poder!

6. En papel o en formato digital 

Los mapas mentales ‘de toda la vida’ son los que surgen de la nada en un papel en blanco, empleando bolígrafos, rotuladores, pinturas, ‘Post-it’ o cualquier otro elemento de papelería. No necesitas nada más. Pero si eres un estudiante digital 100%, también puedes emplear otros recursos informáticos, como apps y programas que te ayudarán a dar forma a tu mapa mental. Toma nota de la siguiente lista:

  • MindNode
  • XMind
  • MindManager
  • iMindQ
  • MindBoard
  • MindMeister
  • MindMaple

Y lo mejor de todo de estos mapas mentales: que son gratuitos. Por ello, puedes animarte a probar esta nueva técnica si no lo has hecho ya. ¡No pierdes nada intentándolo! Y seguro que serán una interesante ayuda en el estudio de tu ciclo formativo. 🙂

  • Home
  • Blog
  • Qué son los mapas mentales y cómo usarlos para estudiar

Solicita más información

Contacta con nosotros por teléfono o usando el formulario de contacto.

¡Gracias!

Tu mensaje ha sido enviado correctamente

OK